Tarta de queso fresco al coco con mango

Hoy os traemos un postre muy fresquito para terminar las comidas de verano o para merendar una tarde de piscina con amigos.

Ingredientes

Para la pastaflora:

  • 120 g de mantequilla fría

  • 250 g harina de trigo

  • 100 g de azúcar glas

  • 1 c de ralladura de cáscara de limón

  • 1 sobre de azúcar avainillado

  • 1 pizca de sal

  • 1 huevo (tamaño mediano)

Para la masa de queso:

  • 1 lima

  • 3 huevos (tamaño mediano)

  • 150 g de queso fresco

  • 60 g de azúcar

  • 150 ml de leche de coco

  • 2 C de harina

  • 30 g de almidón

  • 1 pizca de sal

Además:

  • Mantequilla para el molde

  • 3 hojas de gelatina blanca

  • 250 g de puré de mango en conserva

  • Semillas de 1 vaina de vainilla

Preparación

1. Para la pastaflora: corta la mantequilla en dados pequeños. Mezcla la harina, el azúcar glas, la ralladura de limón, el azúcar avainillado y una pizca de sal. Amasa la mezcla, con los dados de mantequilla, con las varillas. Incorpora el huevo, amasando, y envuelve la masa en papel transparente. Deja reposar en la nevera durante 30 minutos.

2. Engrasa un molde (22 cm). Con un rodillo, aplana la masa sobre la encimera enharinada hasta obtener un grosor fino y forra con esta masa el molde. Enfría en la nevera durante 20 minutos.

3. Para la masa de queso: lava la lima con agua muy caliente, seca con papel de cocina, ralla la cáscara y exprime el zumo. Separa las yemas de las claras. En una fuente, mezcla las yemas con el queso fresco, la mitad del azúcar, la leche de coco, el zumo de lima, la harina y el almidón.

4. Monta las claras a punto de nieve con una pizca de sal, añade el azúcar restante y sigue batiendo hasta obtener una consistencia cremosa. Incorpora las claras montadas poco a poco a la masa de queso.

5. Reparte la masa de queso sobre la base de pastaflora y hornea durante 20-25 minutos a 180 grados. Reduce la temperatura a 140 grados y finaliza la cocción después de otros 15-20 minutos. Retira del horno el pastel y deja enfriar.

6. Pon la gelatina a remojo en agua fría. Calienta el puré de mango y las semillas de vainilla en un cazo. Exprime la gelatina y disuelve en esta mezcla. Pon el cazo dentro de otro recipiente que contenga agua muy fría y enfría el puré removiéndolo continuamente. Finalmente, distribuye el puré de mango sobre la tarta antes de que comience a gelatinizarse.

Beneficios nutricionales: este tipo de postres caseros son los más adecuados si nos queremos dar un capricho dulce. Los lácteos, huevo y fruta que tiene son muy nutritivos y muy buena opción para una merienda con un té o zumo natural. El limón tiene un alto contenido en minerales y es una fruta que está llena de vitamina C.

Descarga la receta aquí.

Sin comentarios a Tarta de queso fresco al coco con mango

Dejar un comentario

Share This